28 julio, 2012

Se puede

¿Quién iba a pensar que aquel día, que tenía pinta de ser el más dulce del año, se iba a convertir en el más amargo de todos? ¿Quién le contaría a ella que no iba a volver a abrir los ojos? ¿Por qué todo aquello que duele se concentra en las mismas fechas? Y ahora, ¿tengo que odiar el verano?

Ojos color miel bañados en agua salada, respiración agitada, latidos débiles y arrítmicos, inmóvil estaba ella la última vez que vi esos ojos. Aterrada y sacando fuerza de dónde no la había para seguir sosteniendo mi mano unos minutos, incluso horas más. Empapados en sudor luchábamos todos contra aquello que dice ser lo único invencible, el que siempre nos gana la batalla a todos y cada uno de nosotros, el que antes o después nos engancha del pescuezo y nos lleva con él. O ella. Le llaman la Parca.

Con lágrimas en los ojos tratábamos de sustituir el miedo que le provocaba esa cuenta atrás por sonrisas y por los primeros pensamientos fortalecedores o mensajes de lucha que se pasaba por nuestra mente. Anécdotas y apoyo era todo lo que podíamos contar. Y ella, sin apenas hacer ningún gesto, nos lo agradecía.

Su olor estaba en el ambiente, en esa habitación. Esa noche era sólo suya, sólo para ella y sólo por ella. Su risa en los días anteriores abarcaba todo su alrededor, todos los lugares por donde ella había pasado sonriendo. Se fue sin ganas de acompañar a la puta Parca, o como se llame, pero habiendo tenido esa vida que cualquier ser humano le gustaría tener. Siendo respetada, sabiendo lo que es amar, estando rodeada de amor.

Se fue muy dulce, se fue sin dolor, se fue con él, con su amor. Cinco años les ha costado estar juntos... Creo que lo más duro de aquí en adelante va a ser no volver a escuchar esa historia de amor, esas riñas que nos echaba si nos quejábamos poniendo como excusa que ella estando cien veces peor, estaba segando. Estar sin esas miradas heladas que ponía cuando algo no salía como ella quería, sin sus bocadillos de tortilla francesa de dos huevos con tomate restregado, sin sus consejos, sin nuestras confidencias. Sin esas historias que repetía una y otra vez y que, aun diciéndole que ya la sabíamos, un minuto después ya la estaba volviendo a contar. Se ha llevado esas frases que día tras día repetía una y otra vez, sus nietos sabemos de qué hablo. Sin ver a la pequeña de la familia retorciendo la cabeza al escuchar por teléfono ese “¡chirri!”, sin darle más achuchones ni más besos, pero habiéndola conocido. Todos, absolutamente todos, hemos tenido tiempo de disfrutar de ella, de su presencia... aunque siempre nos sepa a poco, hemos sido privilegiados.

Tristeza con esbozos de tranquilidad, así nos ha dejado. Pero con una lección aprendida; se puede. Se puede luchar sin tener fuerza, se puede aguantar hasta el final y más adelante, se puede amar y ser correspondido, se puede llegar a anciano y tener ganas de seguir viviendo, se puede vivir a contracorriente. Ella pudo.

7 comentarios:

  1. Este texto me ha emocionado, me he sentido muy identificada porque creo que yo en tu situación me sentiría igual, la quiero demasiado.
    Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  2. Joder Ángela, si la historia es real, lo siento mucho. Yo afortunadamente cuento todavia con mis dos abuelas y mi abuelo. No se que haria sin ellos y a veces me siento culpable por no pasar mas tiempo con ellos porque se que algun dia los echare de menos y solo espero que ese dia tarde mucho en llegar. Un beso muy grande y un abrazo muy fuerte ^^

    ResponderEliminar
  3. Me ha recordado muchísimo a mi abuela. Si es real lo que cuentas, lo siento mucho y ánimo. Escribes maravillosamente bien.

    Un besito enorme!

    ResponderEliminar
  4. Me dejas sin palabras. Lo que has escrito es conmovedor y como ya han dicho arriba yo también me sentiría identificada con lo que has escrito, aunque seguramente no sabría expresarlo tan bien como tú lo haces.

    Aprovecho que estoy de pasada y te invito a echarle un vistazo a un nuevo blog que he abierto, hasta ahora solo me he presentado pero pienso actualizar en él muy a menudo para enseñaros las sesiones de fotos íntegras que realizo, aportaré mi opinión sobre diversos temas(ya sea en el campo de la fotografía, de la literatura, de la pintura...), contestaré preguntas, haré rankings de mis fotógrafos preferidos categóricamente y todo lo que se me vaya ocurriendo en el transcurso :)

    un besazo artista!!

    ResponderEliminar
  5. En qué momento vuelvo a leerte después de tanto tiempo. Madre mía. No puedo decir nada, quizá algún día lo escriba pero, en fin, sin palabras.

    ResponderEliminar
  6. Lo mejor de esas abuelas (no se si lo mejor) es que sabes que nadie te amara igual.

    ResponderEliminar

Comentarios que contengan SPAM o insultos no serán publicados.

Buscar este blog