16 junio, 2012

Ese instante en que no eres capaz que es eso que tienes frente a tus narices. Que lo ves todo borroso y no eres capaz de distinguir nada. ¿Sabes de qué hablo? Pues... A mí me encanta. Hace que me olvide de lo que hay detrás de mí, de lo que pueda haber al otro lado y hace que me centre simplemente en lo que tengo justo en frente de mi nariz.


Y tú, deberías hacer lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios que contengan SPAM o insultos no serán publicados.

Buscar este blog