07 septiembre, 2015

Tú también eres la princesa del cuento



Tienes siete años, siempre te comparas con tus primas y te sientes muy pequeña a su lado. Tu juego favorito es El Escondite, siempre pides amagar tú en primer lugar, para que tu hermana pequeña se divierta corriendo de un lado a otro evitando ser la primera a la que encuentres. De hecho, aunque la encuentres, siempre haces como que no la ves. Tienes los dientes separados, pero no te importa, mamá te dice que cuando seas mayor se te terminarán juntando, como a ella le pasó cuando era pequeña. Y cada vez que tu mamá te dice que acabarás siendo como ella, tú sonríes más fuerte, porque, al fin y al cabo, tu gran deseo es parecerte a ella. Tienes el pelo rubio y ondulado, tu cabello es notablemente largo, lo es mucho más que el del resto de tus amigas. A las niñas les encanta jugar con tu pelo, tocarlo y acariciarlo, pero es a tu hermana a la que más le gusta. Siempre dice que ojalá tuviera tu pelo.

Mamá y tu hermana son el centro de tu vida. Con ellas son con las que más juegas. Mamá os hace la comida, y tu hermana y tú jugáis a ver quién es la que come más. Mamá nunca te deja sola en casa, cuando va con tu hermana al médico se encarga de llevarte con tu mejor amiga, para que no te aburras ni las extrañes demasiado. Cada mañana, mamá hace un juego con vosotras, en el cual vosotras elegís la ropa que queréis poneos y ella os pone una carita triste o una carita feliz, dependiendo de si la habéis combinado bien. Mamá es la que os regaña cuando os portáis mal y la que os premia cuando hacéis las cosas bien. Te gusta que el premio cada vez sea diferente.

Te gusta mucho ir al colegio. Eres muy buena con los números, sin embargo, la caligrafía no es tu punto fuerte –tu profesora ya te ha mandado dos cuadernillos para que la mejores-. Tus días preferidos son los que toca Conocimiento del Medio y Plástica, qué pena que la primera ya no vaya a existir como tal y la segunda prenda de un hilo. Por eso “odias las cosas de mayores”, los adultos siempre les quitan a los niños lo que más les gusta. Como a ese bebé de las noticias, que su gran pecado fue nacer en Siria. Eso también es culpa de los mayores. Ojalá esos adultos hubieran tenido una mamá como la tuya.

Lo que más os gusta a tu hermana y a ti es que mamá os lea un cuento antes de dormir. Tu preferido es aquel en que mamá acaba diciendo que “vosotras sois las princesas del cuento”. Tu hermana en cambio lo odia, dice que ella no es una princesa porque no se parece a las de los dibujos. El día en que le dijo a mamá por qué a ella ya no le gustaba ese cuento, os explicó que todas las niñas del mundo son princesas, no importa de dónde vengan ni de qué color sea su piel, que no importa ni el color ni la abundancia de su cabello.

Mamá siempre te ha dicho que tienes un pelo precioso, y que es tan bonito que le quedaría bien a cualquier niña del mundo. Te ha explicado que hay niñas y niños que, como tu hermana, están malitos, y por la medicina que tienen que tomar para curarse, no pueden tener un pelo tan bello como el tuyo. Por eso hoy vas a ir a la peluquería, hoy es el día en que te vas a cortar esa larga coleta que te ha hecho mamá. Hoy es el día en que una niña se sienta también como la princesa del cuento. Ha llegado el día en que tu pelo sea también el de tu hermana.

video

Buscar este blog

Cargando...